Saltar para: Posts [1], Pesquisa e Arquivos [2]



...

por Carla Hilário Quevedo, em 11.03.04
E agora um dos tangos favoritos do meu Marido.



Qué me importa tu pasado, de Manuel Sucher e Roberto Giménez

(cliquem na grafonola)



Desde hace tiempo te noto triste,

ronda el silencio, llora el amor.

Como un reproche por lo que fuiste

grabado a fuego en tu corazón.

Ya muchas veces bajás la frente

cuando en mis brazos te refugias,

como temiendo que de repente,

tu pobre dicha no encuentres más.



Qué me importa tu pasado,

no llorés, mi buena amiga.

No es un crimen ser golpeado

ni es delito haber rodado

en las vueltas de la vida.

Qué me importa tu pasado,

si yo que nunca guapeé,

si te ofende algún cobarde,

te lo juro por mi madre,

me juego donde me ve.



No tengas miedo, soy de una pieza,

no me interesa lo que dirán.

Que nos importan las cosas viejas,

las viejas sombras que ya no están.

Tus ojos miran y están perdidos,

estás cansada de tanto andar.

Pero a mi lado siempre habrá un nido

y un pecho amigo donde llorar.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 16:40

...

por Carla Hilário Quevedo, em 11.03.04
Tempo para um tanguinho



O Vasco Graça Moura traduziu o Amablemente (publicado no Abrupto). Lindo! Pois aqui vai mais um tango para hoje. Curda significa bebedeira.



La última curda, de Aníbal Troilo e Cátulo Castillo

(clicar na grafonola para ouvir)



Lastima, bandoneón,

mi corazon

tu ronca maldición maleva...

Tu lágrima de ron

me lleva

hasta el hondo bajo fondo

donde el barro se subleva.

¡Ya sé, no me digás! ¡Tenés razón!

La vida es una herida absurda,

y es todo tan fugaz

que es una curda, ¡nada más!

mi confesión.



Contame tu condena,

decime tu fracaso,

¿no ves la pena

que me ha herido?

Y hablame simplemente

de aquel amor ausente

tras un retazo del olvido.

¡Ya sé que te lastimo!

¡Ya se que te hago daño

llorando mi sermón de vino!



Pero es el viejo amor

que tiembla, bandoneón,

y busca en el licor que aturde,

la curda que al final

termine la función

corriéndole un telón al corazón.

Un poco de recuerdo y sinsabor

gotea tu rezongo lerdo.

Marea tu licor y arrea

la tropilla de la zurda

al volcar la última curda.

Cerrame el ventanal

que quema el sol

su lento caracol de sueño,

¿no ves que vengo de un país

que está de olvido, siempre gris,

tras el alcohol?...

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 11:57